Parte 3 de “Desglosando la entrevista de trabajo”: comenzando con el pie derecho (y cómo sacar provecho a la pregunta “contame tu historia”)

Los campeones o aquellos en camino a ser campeones parecen golpear fuerte desde el primer minuto y después de pocos minutos en el juego están arriba en el marcador y por un margen significativo, ya sea tenis, baloncesto, fútbol o cualquier deporte que te guste jugar. Personalmente, recuerdo que después de un mes difícil preparándome seriamente para la “semana infernal” (hell week) de entrevistas con bancos de inversión en diciembre de 2007, comencé el maratón de entrevistas con bancos y fondos y después de algunas entrevistas tibias, “bordé” sistemáticamente las entrevistas de la primera ronda, estableciendo una ventaja al inicio de las entrevistas.

No fue solo porque eran notablemente similares, sino también porque utilicé correctamente la pregunta inicial de “guíeme a través de su currículum”. ¿Existe una respuesta mágica? En mi opinión, es el momento en que dejas caer tu “elevator pitch” perfectamente ensayado y que fluye naturalmente, tal vez en su versión más larga de hasta 5 minutos.

Esta es “tu historia”, o la esencia de la Parte 2 de nuestro Programa Individual BIF. No hay trucos ni atajos para esto; solo las horas invertidas en:

• Elegir bien tus objetivos de carrera

• Tener un plan bien trazado sobre como los conseguirás

• Y luego, reescribiendo y explicando tu historia hasta el día de hoy, para mostrarle al entrevistador por qué estudiaste lo que estudiaste, por qué cambiaste de un trabajo al otro y todas las demás decisiones que te trajeron hasta aquí.

Algunas cosas infaltables para estos primeros minutos:

• Desde el principio mostrar que has ido tomando las decisiones

• Evitar a toda costa hablar mal de tu empleador actual o pasado, o de tu escuela

• Pon todas las cosas en una luz positiva y muestra energía (si no muestras energía al principio, ¿qué podemos esperar en el minuto 45?)

• Evita compartir información confidencial trabajos actuales o pasados ​​(esto habla mal de ti como persona confiable y puede complicar el resto de la entrevista).

Un inicio sólido en entrevista puede despejar el camino para navegar sin problemas en el resto de la reunión. Para aquellos que estén familiarizados con los exámenes que dependen de la trayectoria, como el GMAT, si tienen éxito en las preguntas iniciales, entonces les esperan un conjunto de preguntas más fáciles. Y como en GMAT, por el contrario, si su respuesta a la pregunta de “guíeme por su currículum” es un desastre, muestra debilidades, falta de energía o claridad en sus objetivos, puede abrir las puertas a una entrevista de pesadilla.

Permítanme agregar también que es un gran refuerzo de confianza. Entonces, si logras tener unos 10 primeros minutos muy buenos, te sentirás más cómodo probando “tiros difíciles” a lo Federer, mientras que si tuviste problemas inicialmente, estarás a la defensiva y tratarás de que la entrevista termine. Y eso lo siente el entrevistador experimentado (puedo ver eso ahora en este lado de la mesa). Déjenme decirles que cuando estaba en Argentina, yo era uno de los entrevistados deseando que terminara la reunión; pero una vez que aprendí los trucos básicos y, sobre todo, comencé a ensayar adecuadamente, comencé a tener ocasiones en las que realmente quería que la entrevista continuara. Muchas veces sentía que estaba en una buena racha, conectándome con la parte entrevistadora, presionando todos los botones y palancas correctos. Y esto es exactamente lo que buscas en una entrevista.

Y puedes llegar a eso comenzando con el pie derecho (o clavando la respuesta para “guiarme a través de tu currículum”). Así que sigue practicando ese elevator pitch, sigue ensayando tus habilidades como entrevistado, y ponte en contacto a medida que avanzas en esta temporada de entrevistas 2020/2021.

Entradas recomendadas