¿Es absolutamente necesario hacer un MBA para entrar o progresar en Finanzas? La respuesta corta es: “No, pero…”

My graduation at Columbia in 2009

Una pregunta que se hacen de manera recurrente los profesionales jóvenes en finanzas es si es estrictamente necesario hacer un MBA para progresar en su carrera. Yo personalmente estuve en el “dilema del MBA o no MBA” hace 15 años, en 2005; un par de años después hice mi MBA en Columbia Business School y he estado en contacto con Columbia y estudiantes de escuelas de negocio en Estados Unidos y Europa.

Aquí va mi respuesta al dilema: no necesariamente debes hacer un MBA para progresar en tu carrera y acercarte a tus objetivos. Sin embargo, si hacer un MBA encaja en tu plan de vida, será un gran empujón y una gran contribución a convertirte en un profesional más completo.

Razones para hacer el MBA

  • Incremente significativamente tus chances de progresar tu carrera en finanzas, al entrar en la red de contactos de la escuela y conectarte con muchos empleadores potenciales
  • Es una gran experiencia de vida: la razón de que tanta gente haga un MBA cada año no es solo una económica o profesional. Una gran parte del MBA es que enriquecerá tu vida con 1 o 2 años de experiencias sociales y profesionales, y construyendo amistades que durarán toda la vida.
  • Será una gran experiencia social, sin importar el estado civil. Será un momento único en tu vida cuando ya no eres tan joven, tienes algo de dinero en tu cuenta bancaria y tienes a tu alrededor un gran grupo (dependiendo claro del tamaño de la clase) de individuos con intereses comunes con quien socializar, viajar, crear compañías, hacer networking, etc.
  • Es una buena inversión: la educación es, en general, una gran inversión (ver “Paciencia” en la lista de temas a considerar). En el caso de un MBA, la inversión puede materializarse en lograr que tu ingreso pre-MBA y el valor terminal de tu carrera se multipliquen. Pero como bien sabes, el salto puede producirse algunos años después del programa, por lo que el “retorno anual” podría no parecer tan alto, pero el múltiplo será muy bueno
  • Puede ser el cambio transformacional que estás buscando: puedes usar tu MBA para cambiar de geografía o cambiar a otra industria. Yo hice lo primero, al mudarme de Latinoamérica a Nueva York y a Londres luego del MBA; y es una manera muy buena y ordenar de hacer esa transición.
  • Cualquiera que esté considerando con algo de ganas hacer un MBA DEBE HACERLO. De otro modo, te encontrarás dentro de 15 años pensando qué hubiera pasado con tu vida si lo hubieras hecho cuando debías.

¿Qué cosas debo considerar? (porque no todo es color de rosa)

  • No es una fórmula mágica. Ayuda muchísimo, sobre todo si vas a una escuela fuerte en tu sector objetivo; pero aún así deberás poner mucho esfuerzo de tu parte.
  • No hay un MBA único. Dos personas en el mismo equipo de estudio, de la misma clase y del mismo año de escuela de negocio pueden tener experiencias dramáticamente diferentes. Porque como con casi todo en la vida, el resultado dependerá de tu interés, la energía que dediques y los objetivos que te plantees cuando uses el tiempo en la escuela, sus recursos y su red de contactos, antiguos alumnos, etc.
  • El costo: debes considerar el costo directo del programa (la educación), los gastos de alojamiento y manutención del tiempo que dure el programa, y el coste de oportunidad del dinero que no generarás en ese tiempo.
  • Paciencia: los beneficios pueden ser relativamente inmediato, como nos sucede a quienes venimos de mercados emergentes a trabajar a tiempo completo a Nueva York o Londres, viendo nuestros ingresos multiplicarse por 3 o 4 veces con respecto a antes de la escuela. O para alguien que logra su trabajo soñado gracias al MBA. Sin embargo, en muchos casos, se trata de un viaje que puede durar algunos años hasta que se cristalice completamente el valor del programa de MBA. Solo hay que ser paciente. Yo puedo confirmar que el esfuerzo vale la pena.
  • Diversión: vas a pasártelo bien en cualquier escuela que elijas, pero no te engañes: ve a la escuela que sea más fuerte a la que puedas acceder. Tienes que poner el mejor sello posible en tu currículum.

Una consideración final sobre presencial versus online: debido al confinamiento, las clases de MBA de 2020 y 2021 han tenido que cursar de forma remota los últimos tres meses del ciclo 2019-2020. Ha sido una medida conveniente para lidiar con una situación extraordinaria. Pero la visión personal del autor es que, al igual con las oficinas físicas que seguirán generando “sinergias” por permitir interacciones informales de los trabajadores más allá de las reuniones, la educación en persona va a seguir agregando más valor que el hacer un curso online.

Para resumir, volvería a hacer un MBA cada vez que vuelva a nacer. Y lo haría un par de años antes (empecé a los 29 años). Me ayudó en mi transición de Latinoamérica para trabajar como siempre soñé en Nueva York y Londres, a mejorar mi red de contactos en Europa y, disfrutar mucho del camino que me terminó trayendo a España donde, por cierto, conocí a mi compañera de vida.

Espero vuestros comentarios o preguntas sobre este artículo. No olvidéis visitar la página de servicios para ver nuestros Programas. Tenemos muchas ganas de trabajar contigo para ayudarte a conseguir tus objetivos profesionales en el mundo de las Finanzas. ¡Contáctanos!