Haz crecer tu red de contactos siguiendo el decálogo de Breaking into Finance

Decálogo de Breaking into Finance para hacer networking

El networking (anglicismo para “red de contactos”) está en el centro de los esfuerzos para conseguir tu primer trabajo o para dar tu siguiente paso en el mundo de las Finanzas. Porque aún cuando estés yendo por la ruta formal de un proceso de entrevistas organizado por la empresa o tu universidad, el networking te brindará un valor añadido al conectarte con gente de la industria, al permitirte practicar el modo en que cuentas tu historia y tus intereses, al practicar tus habilidades interpersonales y al transformarte en un “insider” (uno más) de la industria, antes durante y luego del proceso formal de entrevistas.

He pasado la mayoría de mi vida profesional en Finanzas hacienda networking para ser un mejor profesional, calibrar mi siguiente paso o, a medida que me fui hacienda más senior, para tartar de generar nuevos negocios, ingresos y beneficios.

Sin importar el momento de tu carrera, la receta es siempre igual para nosotros en Breaking into Finance, y te la resumimos debajo en este decálogo.

  1. LA LISTA: el elemento inicial y central de tus esfuerzos para hacer crecer tu red de contactos es la lista de compañías objetivo y personas de contacto que tienes o puedes tener en esas compañías. Si estás empezando desde 0, empieza soñando a lo grande poniendo solo los nombres de compañías casi soñadas, las más top, y luego sigue con compañías más pequeñas, o en sectores relacionados, con los caza-talentos (headhunters), etc. La clave del uso de la lista es siempre volver sobre ella, tomar notas de tus reuniones o llamadas y poner muy claros los siguientes pasos, poner recordatorios para la siguiente vez que hay que contactar, etc. Puede no ser obvio pero una relación que empieza hoy con un café con un extraño, evoluciona a lo largo de distintas reuniones y correos, y puede resultas en que consigas el empleo ideal en muchos años. ¡Yo puedo dar fe que conseguí un trabajo luego de 6 años! Escribirme un correo electrónico si queréis los detalles).
  2. Pasa tiempo trabajando tu lista y se creativo: si quieres hacer un networking exitoso, tienes que tomarlo como un trabajo a tiempo parcial o tiempo complete. También hay que ser creativo más allá de LinkedIn o Google, para generar “leads” y hacer que tu lista se expanda más rápido. Por ejemplo: “¿Quién era tu compañero de colegio que entró en investment banking? ¿Acaso tu cuñada no conoce a alguien que trabaja en tal fondo?” Mi experiencia personal es que cuanto más tiempo pases haciendo crecer tu lista, más fácil te resultará atar cabos y ser creativos y empezar a “ver la Matrix”.
  3. Sólo puedes mejorar aquello que mides: usa cualquier herramienta analógica (una libreta) o digital que prefieras, pero crea un seguimiento interactivo para tu actividad, tomando notas después de las reuniones, poniendo fecha para el siguiente contacto y teniendo una idea del tiempo que estás dedicando a la tarea.
  4. Di adiós a la timidez: de pequeño yo era muy tímido, y aún a día de hoy no soy muy fanático de levantar el teléfono y llamar a mucha gente. Sin embargo, me forcé a hacer más y más esas llamadas que al principio odiaba, siempre siguiendo los mismos pasos: poner delante de mí el guión con los temas y preguntas que quería tratar, ponerme en un modo positivo sonriendo o escuchando una canción que me gustara y luego haciendo el llamado. Se volverá muy natural, lo prometo. Y lo mismo aplica a tener reuniones cara a cara.
  5. Reuniones en persona, cuando sea posible: haz crecer tu red de contactos, un café por vez. Siempre es mejor hacer la reunión en persona, ya que interactuarás a pleno, verás el lenguaje corporal de la otra persona y pondrás cara al nombre. En tiempos de COVID19 puede ser más difícil, pero debes intentarlo igual. Si no es posible, intenta por video-conferencia, para por lo menos verle la cara a la otra persona.
  6. Busca un mentor: con el propósito de recibir consejos, hacer mayores esfuerzos y para darte disciplina extra, ya que antes de ir a verte con tu mentor querrás tener bastante progreso para contarle. Una nota importante: la relación de mentorship es bidireccional, por lo que si quieres que alguien sea tu mentor, asegúrate que esa persona está dispuesta a hacerlo. No necesariamente tiene que ser alguien mucho más senior, pero sí es deseable ya que cuando hay varias generaciones entre medio estas relaciones son muy productivas.
  7. No estás siendo arrogante. Sólote estás vendiendo. En mi experiencia, los Latinos o Sur-Europeos solemos ser muy comunicativos socialmente, pero al momento de vender nuestras fortalezas, nos volvemos tímidos o esperamos que “nuestros potenciales empleadores descubran con el tiempo” lo buenos que somos en tal o cual cosa. Esta estrategia resulta inadecuada para un período corto en el que se busca empleo intensamente, y una estrategia que te pondrá en desventaja innecesaria. Practica el contar tus mayores logros así como el rebatir los “ataques” a tus debilidades más evidentes, y de pronto serás un candidato mucho más valioso aún cuando, en esencia, tu experiencia, educación o habilidades no hayan cambiado.

Y tres “peligros” a los que hay que estar atento

  • El enemigo interior: muchas veces, tú eres tu peor enemigo, saboteando tus esfuerzos, perdiendo el tiempo o imponiéndote límites imaginarios, pensando en que no lograrás algo o que no te contratará tal compañía.
  • La agenda social: ya sea que estés hacienda un MBA, un master o tu Carrera de grado, o que estés trabajando y pienses que una cerveza en una terraza es mucho más divertido que ir a pensar a quien contactar para tu networking la semana que viene, te encontrarás muchas veces en que hay que tomar decisiones de decir que no a la agenda social para incrementar tus chances de dar el salto.
  • Un esfuerzo marginal (en términos de tiempo) rara vez produce grandes cambios. Buscar un trabajo o tu siguiente paso profesional tiene que tomarse seriamente. Por lo que, como mencionamos en el punto anterior, tienes que hacer el esfuerzo consciente por dedicar tiempo de verdad, cada día, a este esfuerzo. Con dedicarle 10 minutos cuando estás aburrido un sábado, no vas a lograr demasiado.

¡Ánimo y a moverse que es la manera de no venirse abajo en estos tiempos duros! Usualmente comparo el networking con la guerra de guerrilla; es constante, está expandida y difuminada y rara vez se ve un progreso lineal y predecible. Y especialmente en estos momentos de mucha incertidumbre, puede desanimar a muchos. Pero paradójicamente, es en estos momentos cuando utilizar tiempo y energía extra en networking, va a darte los resultados que te permitirán ser ese destacado profesional que logró un cambio relevante o conseguir un trabajo mucho mejor en el medio de la mayor crisis que ha ocurrido en muchos años.

En Breaking into Finance estamos listos para ayudarte. No dudes en ponerte en contacto si tienes comentarios o preguntas sobre este artículo, o si quieres saber más sobre nuestros servicios: el programa Individual y el Institucional.

Hasta la próxima.

¿Es absolutamente necesario hacer un MBA para entrar o progresar en Finanzas? La respuesta corta es: “No, pero…”

My graduation at Columbia in 2009

Una pregunta que se hacen de manera recurrente los profesionales jóvenes en finanzas es si es estrictamente necesario hacer un MBA para progresar en su carrera. Yo personalmente estuve en el “dilema del MBA o no MBA” hace 15 años, en 2005; un par de años después hice mi MBA en Columbia Business School y he estado en contacto con Columbia y estudiantes de escuelas de negocio en Estados Unidos y Europa.

Aquí va mi respuesta al dilema: no necesariamente debes hacer un MBA para progresar en tu carrera y acercarte a tus objetivos. Sin embargo, si hacer un MBA encaja en tu plan de vida, será un gran empujón y una gran contribución a convertirte en un profesional más completo.

Razones para hacer el MBA

  • Incremente significativamente tus chances de progresar tu carrera en finanzas, al entrar en la red de contactos de la escuela y conectarte con muchos empleadores potenciales
  • Es una gran experiencia de vida: la razón de que tanta gente haga un MBA cada año no es solo una económica o profesional. Una gran parte del MBA es que enriquecerá tu vida con 1 o 2 años de experiencias sociales y profesionales, y construyendo amistades que durarán toda la vida.
  • Será una gran experiencia social, sin importar el estado civil. Será un momento único en tu vida cuando ya no eres tan joven, tienes algo de dinero en tu cuenta bancaria y tienes a tu alrededor un gran grupo (dependiendo claro del tamaño de la clase) de individuos con intereses comunes con quien socializar, viajar, crear compañías, hacer networking, etc.
  • Es una buena inversión: la educación es, en general, una gran inversión (ver “Paciencia” en la lista de temas a considerar). En el caso de un MBA, la inversión puede materializarse en lograr que tu ingreso pre-MBA y el valor terminal de tu carrera se multipliquen. Pero como bien sabes, el salto puede producirse algunos años después del programa, por lo que el “retorno anual” podría no parecer tan alto, pero el múltiplo será muy bueno
  • Puede ser el cambio transformacional que estás buscando: puedes usar tu MBA para cambiar de geografía o cambiar a otra industria. Yo hice lo primero, al mudarme de Latinoamérica a Nueva York y a Londres luego del MBA; y es una manera muy buena y ordenar de hacer esa transición.
  • Cualquiera que esté considerando con algo de ganas hacer un MBA DEBE HACERLO. De otro modo, te encontrarás dentro de 15 años pensando qué hubiera pasado con tu vida si lo hubieras hecho cuando debías.

¿Qué cosas debo considerar? (porque no todo es color de rosa)

  • No es una fórmula mágica. Ayuda muchísimo, sobre todo si vas a una escuela fuerte en tu sector objetivo; pero aún así deberás poner mucho esfuerzo de tu parte.
  • No hay un MBA único. Dos personas en el mismo equipo de estudio, de la misma clase y del mismo año de escuela de negocio pueden tener experiencias dramáticamente diferentes. Porque como con casi todo en la vida, el resultado dependerá de tu interés, la energía que dediques y los objetivos que te plantees cuando uses el tiempo en la escuela, sus recursos y su red de contactos, antiguos alumnos, etc.
  • El costo: debes considerar el costo directo del programa (la educación), los gastos de alojamiento y manutención del tiempo que dure el programa, y el coste de oportunidad del dinero que no generarás en ese tiempo.
  • Paciencia: los beneficios pueden ser relativamente inmediato, como nos sucede a quienes venimos de mercados emergentes a trabajar a tiempo completo a Nueva York o Londres, viendo nuestros ingresos multiplicarse por 3 o 4 veces con respecto a antes de la escuela. O para alguien que logra su trabajo soñado gracias al MBA. Sin embargo, en muchos casos, se trata de un viaje que puede durar algunos años hasta que se cristalice completamente el valor del programa de MBA. Solo hay que ser paciente. Yo puedo confirmar que el esfuerzo vale la pena.
  • Diversión: vas a pasártelo bien en cualquier escuela que elijas, pero no te engañes: ve a la escuela que sea más fuerte a la que puedas acceder. Tienes que poner el mejor sello posible en tu currículum.

Una consideración final sobre presencial versus online: debido al confinamiento, las clases de MBA de 2020 y 2021 han tenido que cursar de forma remota los últimos tres meses del ciclo 2019-2020. Ha sido una medida conveniente para lidiar con una situación extraordinaria. Pero la visión personal del autor es que, al igual con las oficinas físicas que seguirán generando “sinergias” por permitir interacciones informales de los trabajadores más allá de las reuniones, la educación en persona va a seguir agregando más valor que el hacer un curso online.

Para resumir, volvería a hacer un MBA cada vez que vuelva a nacer. Y lo haría un par de años antes (empecé a los 29 años). Me ayudó en mi transición de Latinoamérica para trabajar como siempre soñé en Nueva York y Londres, a mejorar mi red de contactos en Europa y, disfrutar mucho del camino que me terminó trayendo a España donde, por cierto, conocí a mi compañera de vida.

Espero vuestros comentarios o preguntas sobre este artículo. No olvidéis visitar la página de servicios para ver nuestros Programas. Tenemos muchas ganas de trabajar contigo para ayudarte a conseguir tus objetivos profesionales en el mundo de las Finanzas. ¡Contáctanos!

Desarrollar una idea de inversión (activo cotizado o privado) puede mejorar tus chances de conseguir un trabajo

Develop an investment pitch to strengthen your candidacy

Tanto si estás aplicando a un trabajo en un gestor de renta variable o no, es un buen uso de tu tiempo el dedicarte a desarrollar una idea de inversión, ya sea en un activo de deuda o de renta variable que cotice en mercados públicos o sea un privado. Lo he comentado recientemente en webinars como sugerencia a usar el tiempo extra en casa por el confinamiento (pincha aquí para ver el video del webinar en el IEB), y aún cuando el mundo Occidental empieza a volver a la normalidad, lo sigo sosteniendo como una recomendación muy válida para fortalecer tu candidatura.

Tiene muchos beneficios:

  • Potencial beneficio económico si inviertes tu dinero y estás en lo correcto
  • Practicas tus habilidades de análisis financiero y las de vender la idea
  • Te da más herramientas, argumentos y profundidad como candidato

Con muy pocos riesgos:

  • El coste de oportunidad del tiempo dedicado a preparar la idea de inversión
  • Pérdida monetaria asociada si inviertes y no estabas en lo correcto

A nuestro entender, te fortalece de cara a las interacciones con tus potenciales empleadores, ya sea en encuentros formales o informales.

¿Qué es el pitch? ¿Qué debo preparar?

Como en otros artículos anteriores, empiezo por lo que NO estoy sugiriendo: no sugiero que preparéis un análisis hiper-detallado de la industria y la compañía objetivo, con presentaciones largas y un modelo de valoración super-complejo, como si fueses un analista experimentado en un fondo de cobertura (hedge fund). También porque cometí este error en el pasado, evitar hacer análisis demasiado complicados. Haz el análisis con mucho sentido común y muy simple. La simplicidad es muy importante y bella cuando se trata de conversaciones sobre inversión.

En su lugar, lo que sugiero es que, sin importar tu experiencia previa y conocimiento técnico, uses tus “músculos de análisis financiero” en un ejercicio similar al que estarás haciendo como empleado a tiempo completo en tu trabajo objetivo. Y el resultado final de tu esfuerzo, tu “pitch”, debe ser una explicación clara de qué se trata la oportunidad analizada, las razones para recomendarla, los pros y los contras de comprar al precio actual y algunas otras cosas técnicas mencionadas debajo.

Busca la información:
Si es cotizada: busca el último reporte anual y ultimo trimestral junto con los updates sobre COVID19
Si es privado: busca toda la información que puedas conseguir, cuantitativa y cualitativa, para hacer un análisis completo
Escribe el equity story (por qué invertirías en esto)
Entiende y presenta claramente el impacto que el COVID19 tiene en el corto y mediano plazo en el sector y la compañía (o activo)
En la medida de tus posibilidades, construye un modelo de valoración. Si eres un fan de modelar, construye un modelo completo con sus estados financieros, tablas de sensibilidad. De otro modo, un modelo sencillo tipo “back of the envelope” bastará para dar argumentos cuantitativos a tu conversación sobre la oportunidad de inversión.
Define el punto de entrada (precio de adquisición sugerido), catalizadores, punto de venta si cae (stop loss)y horizonte de inversión. Si es una inversión privada, cambia los “stop losses” por cuáles crees que son los riesgos más grandes de la inversión y qué mitigantes existen.

Una vuelta de tuerca adicional para aquellos que estáis en el sector de capital riesgo o en un nivel de seniority más avanzado, y que sois más emprendedores.

Si entras en el grupo “no importa la edad, pero soy emprendedor” o si estás más avanzado en tu carrera y tienes que originar transacciones entonces puedes usar estas sugerencias para encontrar y desarrollar una oportunidad de negocio real como comprar o proveer financiamiento a un negocio privado, que ayudará mucho a tu networking y procesos de entrevistas en los lugares más abiertos al espíritu emprendedor de los profesionales más jóvenes.

Para resumir, aún cuando no intentes ser el próximo rey de las inversiones privadas o públicas, y solo quieres ser un banquero de inversión, este ejercicio puede:
1) Darte variedad a tus rutina y práctica para el networking y los procesos. Y en el proceso, salir de tu zona de comfort cuestionando siempre por qué recomiendas algo
2) Agregar una herramienta y temas para comentar en la próxima reunión que tengas
3) Abrir puertas a algunas empresas más emprendedoras que de otro modo estarían cerradas a buscar candidatos
4) Hacer dinero en el proceso (si estás en lo correcto e inviertes)

Recuerda contactarnos con cualquier comentario que tengas sobre este artículo, o visita nuestra página de Servicios para ver nuestros programas. Esperamos poder trabajar juntos para ayudarte a conseguir tus objetivos de networking y búsqueda de empleo. ¡Ponte en contacto!

Ser flexible al negociar tu remuneración puede mejorar y mucho tus chances de conseguir trabajo aún en este entorno

An idea to increase your chances of getting a job in this environment

Sí, es el peor momento del mercado laboral en muchos años. Si, habrá gente que conseguirá ese trabajo que están buscando. Para asegurarte que tú eres uno de los candidatos que consiguen ese trabajo de verano o el trabajo de tiempo completo, Breaking into Finance tiene una sugerencia para mejorar tus probabilidades: ser flexible en la remuneración que buscas.

Pero primero una aclaración de lo que NO estoy sugiriendo: no estoy sugiriendo que salgáis a anunciar a todos lados que estáis dispuestos a trabajar gratis. NO. Eres un trabajador responsable, entrenado y educado por lo que aportarás valor al banco o fondo que te contrate, por lo que debes ser remunerado por tu trabajo. SIN EMBARGO, he escuchado mucho en las últimas semanas de estudiantes a quienes les dicen que hay un congelamiento en la plantilla o, en otras palabras, que no puede incrementarse la cantidad de dinero destinado a pagar salarios.

Lo que sugiero es lo siguiente: seguir persiguiendo las compañías y trabajos en vuestra lista (ver módulo 3 aqui) ya sea formal o informalmente a través del networking (ver el artículo de Cinco Días sobre networking en tiempos de distanciamiento) y ponte delante del equipo que está buscando candidatos o su equipo de recursos humanos, ya sea en encuentros informales o en procesos de búsqueda formales.

En el momento justo, si has hecho tu parte correctamente vendiendo tu candidatura, y les gustaría contratarte; y si está claro, explícita o implícitamente, que el dinero para pagar tu salario puede que no esté disponible, es el momento de ser flexible y sugerir directamente el sumarte al equipo, temporariamente, por una paga menor que lo inicialmente conversado, o tener un período inicial sin ingreso o alguna variación.

Esto lo haríamos con varios objetivos: 1) Dar una señal: estarás mostrando flexibilidad y voluntad de asumir un ingreso menor para sumarte al equipo 2) Eres un profesional pragmático 3) Poner un pie dentro de la compañía y comenzar a ganar experiencia.

Advertencias: no lo hagas al inicio de las conversaciones, ya que podría reducir tu valor o verse como un movimiento desesperado. Ponte firme en tener un plan definido para ir al pago full en cierto tiempo, una vez que cumplas los objetivos y cuando la crisis ya haya dejado atrás su peor parte.

No te desanimes por la incertidumbre actual. Continúa empujando y hacienda crecer tu red, haz el siguiente llamado, manda el siguiente e-mail, ve a tomarte ese café con gente de la industria, cada día, y estate seguro de que tu siguiente trabajo en Finanzas está un poco más cerca con cada minuto que le dediques al esfuerzo. En el proceso, contacta con Breaking into Finance y estaremos encantados de ayudarte en tu búsqueda.