¿Te han despedido? Un plan de acción para volver, rápido y con más ganas

A menos que seas un emprendedor y trabajes para tí mismo, que te toque ser despedido es una situación que puede ocurrir en algún punto de tu carrera. En períodos de incertidumbre y crisis, los despidos pueden ser muy comunes y tus chances de pasar por ese momento desagradable son más altas. Nuestro artículo de hoy no va a hacerte olvidar esa conversación dolorosa o cualquier sensación desagradable alrededor de que te hayan cesado, pero te sugerirá un plan de acción para llevar acabo un “turnaround” de tu situación, aprovechándote de ella.

A menos que hayas hecho algo ilegal o no ético, no tienes nada de que avergonzarte

A menos que hayas hecho algo ilegal o no ético, esta situación es algo normal que le puede pasar a cualquier empleado trabajando para un tecero. Y nada de lo cual estar avergonzado, o como sea que llames a esa sensación. Especialmente en momentos como ahora en pleno COVID19, las compañías tienen que ajustar el tamaño de sus equipos.

Primero lo primero: quítate las penas y desahógate (con tu “equipo”, no con tu ex jefe)

Hazlo corto, no pases demasiado sintiendo pena por tí mismo pero, al mismo tiempo, no esperes estar al 100% de productividad una hora después de haber sido despedido. El mensaje importante aquí es que, al pasar por una serie de pasos determinados, estés en pie de nuevo y con la mente fresca lo más rápido posible léase, no te dispongas a ahogar tus penas en alcohol sin más).

Tenemos una buena idea para tí: desahógate y no solo con tus amigos, familia o pareja: escribe los pensamientos sobre tu último trabajo, lo que te gustó y lo que no, lo que hiciste bien y lo que hiciste mal, lo que quieres hacer de ahora en más y cualquier otro pensamiento que pueda venir a tu mente estilo brainstorming. A mi me ayuda mucho ver las cosas escritas en papel; no solo es útil para despejar la mente sino también para tener una hoja a la cual volver cuando ya estás pasando en limpio tu plan de acción/plan de ataque.

Crea o apóyate en los hábitos que te harán encontrar un trabajo rápido

  • Ejercicio y estar saludable: en línea con lo que dije antes sobre no ahogar las penas en alcohol, y aún cuando no es el principal tema de esta página o este blog, hacer ejercicio y mantenerse saludable puede ser clave para mantenerse centrado y ser un candidato sólido cuando llegue el momento de brillar en un proceso de selección. Algunas sugerencias (mayormente gratis) que no requieren empezar a practicar un deporte exótico o gastar dinero en una nueva suscripción: 1) haz ejercicio aeróbico en el exterior temprano en las mañanas: coge la bici, sal a correr o cualquier otro ejercicio aeróbico, mientras escuchas tu música favorita que te inspire a darlo todo 2) empieza a hacer yoga (os dejo aquí un gran set de sesiones de yoga para principiantes aquí) 3) Ve a entrenar al gimnasio o si no eres de ir a esos lugares, entrena en casa siguiendo este estilo de ejercicios con el propio peso de tu cuerpo (click aquí, solo necesitarás una silla); haz 2 o 3 ciclos y le darás a tu cuerpo el subidón de ritmo cardíaco que necesitas.
  • Rutina: crea una rutina para los días hábiles, de modo de seguir un patrón qe a) no te deja en bucle buscando trabajo 24/7 pero, b) te da la disciplina para evitar ponerte a ver series sin parar en Netflix.
    • Permítete descansar: importante para mantener la salud que duermas bien en la noche (¡evita dormir la siesta en semana!) y que también te permitas descansar la cabeza los fines de semana
  • Meditación: si agregas una mente calmada a un cuerpo saludable y una buena rutina, con toda probabilidad serás un candidato sólido y bien centrado al que casi todos los empleadores querrán contratar. No tengo ningún interés ni acuerdo con esta compañía, pero os dejo el link de la gente de Headspace. Si bien puede ser anti intuitivo y también resultar un momento complejo para justo empezar a meditar, la esencia del mindfulness es particularmente útil en momentos como este: necesitas ser capaz de ver toda la foto, observar casi desde afuera tu mente sin necesidad de entrar en discusiones con tus pensamientos, que sin duda vendrán, sobre si hiciste tal o cual cosa mal (“y si hubiera hecho tal” o “por qué a mi” o “que mala suerte”). Sin volverte un maestro de la meditación, haz lo necesario para entrar en la práctica de dejar pasar los pensamientos, decir “Ok, entendido” y luego, con una mente más calmada luego de meditar, arrancar tu día.

No esperes a que pase agosto

  • Si, tómate unos días para descansar o aprovecha esa vacación que ya estaba reservada, pero trata de volver a la realidad tan pronto sea posible, para estar operativo antes del 1 de septiembret
  • Ten en cuenta que como en muchas crisis, algunas firmas habrán despedido demasiada gente; otras firmas, tienen ahora necesidad de gente que no lograron cubrir al haber hecho menos ofertas a estudiantes que se gradúan de la carrera o de maestrías; mientras que otras firmas en sectores calientes (firmas haciendo restructuraciones y turnaround) tienen un pico de trabajo y necesitan contratar gente en la parte baja de la pirámide.

Con este último punto estoy tratando de convencerte de que vale la pena tratar de sacar una ventaja con un sacrificio veraniego: si esperas hasta septiembre para empezar, estarás en la misma línea que todo el mundo que ha decidido esperar a volver a la ciudad para empezar a buscar trabajo. Pero si entras en ese estado productivo (flow) mientras todo el mundo sigue en la playa, tendrás una ventaja.

Hora de tunear (“BIF-up”) tu perfil de candidato

En este punto crítico de tu carrera, el programa de Breaking into Finance puede guiar tus esfuerzos a través de sus 4 pilares

  • Revisa y refuerza tu historia: aprovecha este parate involuntario para revisar y redefinir (si es necesario) tu historia. Si bien no es recomendable que te pongas muy quisquilloso a la hora de escoger tu siguiente empleo, puede ser el momento o el empujón justo para cambiar de sector o sub-sector
    • Mejora tus materiales de marketing: saca lustre a tu CV, a tu pitch del elevador y, en especial, prepárate para hablar de manera directa y clara acerca de tu despido (como dijimos al inicio, no hay nada que ocultar o de lo cuál estar avergonzado).
    • Networking: prepara tu plan de acción y empieza por los contactos que te sean más cercanos y que te conste que están activos y no en vacaciones. Para aquellos que no son suficientemente cercano o que sabes están de vacaciones, prepara la lista, los e-mails modelos y ten todo listo para lanzar los mensajes al inicio de septiembre.
    • Practica para las entrevistas: conviértete en ese “profesional super concentrado” (léase, el raro) que está ensayando para entrevistas en la playa o junto a la piscina, tanto como sea necesario. Olvidate de lo que te digan; mejor estar preparado para cuando llegue la siguiente entrevista.

Reflexiones finales

En muchos casos, ser despedido o que te nieguen una promoción te llevará a acelerar tu carrera y triunfar en tu siguiente trabajo que SI es el correcto para tí. No digo que esto ocurrirá con 100% de probabilidad y te volverás el/la protagonista de la película que repite “este despido es lo mejor que me pasó en la vida”; pero muchas veces un cachetazo de la vida nos ayuda a enfocar mejor nuestras energías.

Como siempre desde Breaking into Finance, te invitamos a enfocar tu energía en resolver el problema (conseguir un trabajo) y al mismo tiempo mantener la energía positiva que, sin duda, se reflejará en tus siguientes procesos. En esto, es esencial la calma que te aporta la meditación,

Así que a levantar esa frente y siguiendo uno de los lemas que desde el primer día usamos aquí: essto también pasará. No dudes en contactarnos si tienes comentarios sobre este u otro artículo; o visita nuestas sección Servicios para ver cómo podemos ayudarte; o simplemente escríbenos a  info@breakingintofinance.info.

Hasta la próxima. El siguiente, os escribo desde la playa.

¿Cómo brillar en las entrevistas (remotas o en persona) y conseguir ese trabajo que buscas? – Consejos prácticos de Breaking into Finance para este último paso

Hoy hablamos del último paso para conseguir tu primer o tu siguiente trabajo en Finanzas: el proceso de entrevistas. Para llegar aquí habrás pasado: por descubrir que es lo que quieres hacer en el sector y en qué empresa/s; habrás preparado tus materiales de marketing ganadores; habrás hecho mucho networking para conseguir las entrevistas o aprender sobre la industria. Y también habrás pasado exitosamente por la etapa de que te admitan al proceso y te llamen a entrevistar.

Ahora es el turno de brillar y conseguir esa oferta.

Unas palabras sobre los “super candidatos”: algunas personas parecen haber nacido para ser entrevistadas, consiguiendo oferta en cada proceso en el que se presenten.

Si tú no eres una de esas personas (el autor de este artículo tampoco es uno de estos), este artículo resume en 7 puntos nuestra estrategia para entrenarte y ser exitoso en tus entrevistas

  1. Confianza: antes de empezar, piensa que si te han llamado a una entrevista es porque a una o más personas de la compañía les ha gustado tu perfil. Usa ese envión de confianza para prepararte con más ganas.
  2. Tu historia: practica el contar tu historia, en versión corta y larga, y prepárate para contestar preguntas fáciles o difíciles sobre cualquier punto de tu Carrera y tu CV, de una forma precisa y corta.  Cuando se trate de preguntas sobre experiencias previas, siempre habla en un tono positivo; también recuerda que debes acordarte de memoria los detalles numéricos de experiencias o transacciones que tengas en tu CV; y para este ultimo punto, nuestra sugerencia es que repases al detalle todo lo que sabes de esas transacciones, porque es un error evitable el tratar de acordarte detalles de una transacción en vivo, con la tensión y adrenalina de la entrevista (¡el autor de este blog cometió este error muchas veces en el pasado!).
  3. Preparación técnica: prepárate para responder las preguntas de finanzas típicas,practica el hablar y revisar estados contables, conceptos de economía y negocios, etc. Pasa tiempo preparándote para brainteasers y otras preguntas de lógica.
  4. Investiga a la compañía con quien entrevistas y a tu entrevistadores: en 2020 no hay excusa para no saber las últimas noticias sobre tu potencial empleador o cuál es el background de la/s persona/s que te entrevistarán.
  5. Preguntas difíciles: escríbete todas las preguntas que te hacen transpirar de solo pensarlas, y a su lado las respuestas que darías. Revísalas, practica, re-escríbelas. Grábate (audio y/o video) y estate listo para responder de manera concisa y en formato bullet-points a esas preguntas trampa. Tendrás una oportunidad de oro para sorprender gratamente a tu entrevistador y pasar a fases más agradables de la entrevista.
  6. La práctica hace al maestro: haz tantas entrevistas de práctica como puedas. Se volverá muy natural cuando llegue el momento crucial y tu discurso fluya naturalmente.
  7. Mentalízate y preséntate puntualmente: usa cualquier método que te guste para mentalizarte y ponerte en ese estado ganador, y por más que suene banal, planea con mucha antelación tu viaje hacia la entrevista y estate list@ en la puerta de tu empleador 10 a 15 minutos antes de la hora de inicio. Como en tantas otras cosas en la vida, muchas cosas buenas pasan por presentarse…y por presentarse puntualmente.

Como puedes ver, nuestros consejos se refieren mayormente a la preparación y a mentalizarse para la entrevista. No podemos darte una guía rígida del tipo “en el minute 2 haz esto” o “si te dicen AAA, responde XXX”, ya que todas las entrevistas serán diferentes y deberás improvisar; pero improvisar sobre una base sólida y con contenidos muy ensayados.

En nuestro Programa Individual trabajamos con entrevistas de práctica , que es una gran manera de prepararse, y aún sin contratar nuestro programa, lo tienes a tu disposición: pide a tu pareja, a tus padres, a tus hermanos, a tus amigos o a quien sea que te regale 30-45 minutos de su tiempo, que te hagan una entrevista de práctica. Y que sean de lo más duro posible.  No debería ser sorpresa que si piensas en tu propia experiencia, te has encontrado más confiado, más suelto y más preciso cuando habías pasado una serie de entrevistas consecutivas o largos procesos de selección. Por eso es que el punto 6 (la práctica hace al maestro) es un secreto a voces que mucha gente prefiere ignorar. Si solo tienes que llevarte una idea de este artículo que sea esta: ¡VE A PRACTICAR PARA TU PRÓXIMA ENTREVISTA!.

Unas palabras sobre tele-entrevistas

Una de las cosas que cambió el COVID es que las entrevistas, y a veces hasta las becase de Verano o el inicio de trabajos a tiempo completo, se hacen de manera remota. Aquí os dejamos unos consejos para esas entrevistas remotas:

  1. Es real: toma esa entrevista tan seriamente como si estuvieras yendo en persona.
  2. Conectividad/tecnología: asegúrate que tu dispositivo funciona y que conecta correctamente a la plataforma con la que acordasteis hacer la entrevista; y por las dudas, ten un plan B (ie. una Tablet, otro teléfono, etc).
  3. Vestimenta: vístete como si fueras a la entrevista físicamente (evita la chaqueta con bermudas y chanclas). Imagínate que tienes una emergencia en casa y tienes que levantarte y se ve “tu disfraz”; o aún sin que se viera, te aseguro que te sentirás más confiado al estar bien metido en tu papel con tu vestimenta completa.
  4. Sé puntual: nunca está demás recordarlo. Con las entrevistas telemáticas no hay excusas como el tráfico; conéctate unos minutos antes de la hora señalada.
  5. Entorno: asegúrate que el entorno que se ve en cámara es profesional y que no tendrás interrupciones ni ruidos molestos durante el tiempo que dure la entrevista.
  6. Contacto visual: asegúrate de hacer contacto visual con tu entrevistador; un consejo no menor: chequea antes de empezar la entrevista a qué lado de tu dispositivo debes mirar para que tu entrevistador percibe que lo estás mirando directamente. Y claro, recuerda sonreírle a tu entrevistador, tal como harías en persona.
  7. Escucha: chequea periódicamente que te están escuchando del otro lado, y como harías en una entrevista en persona, usa los silencios y deja que el otro lado hable también.
  8. Lenguaje corporal: no te quedes congelad@. Mueve tus manos y tu cuerpo como lo harías si estuvieras sentada en la silla de la sala de reuniones de tu entrevistador. ¡Se trata de conectar con el otro lado!
  9. Materiales de ayuda: aprovecha que la entrevista sea remota y coloca estratégicamente tu CV y un par más de papeles con notas claras a tu vista (pero fuera de la de tu entrevistador).

Como hemos venido comentando en las últimas semanas, la práctica hace al maestro y siempre es buen uso de tu tiempo prepararte para estar al 100% la próxima vez que tengas una entrevista. He escuchado en las últimas semanas que la cantidad de procesos y frecuencia de las entrevistas ha aumentado, después de la “sequía” de abril y mayo; razón demás para practicar y asegurarte una actuación estelar en tu próximo proceso que aumente tus chances de conseguir esa oferta que deseas.

Recuerda que el ultimo módulo de nuestro Programa Individual de Breaking into Finance es exclusivamente acerca de los procesos de entrevistas. Contáctanos si quieres más información o si quieres comentar algo sobre este artículo o el resto del contenido de este blog. Escríbenos a info@breakingintofinance.info.

¡Hasta la próxima!

Haz crecer tu red de contactos siguiendo el decálogo de Breaking into Finance

Decálogo de Breaking into Finance para hacer networking

El networking (anglicismo para “red de contactos”) está en el centro de los esfuerzos para conseguir tu primer trabajo o para dar tu siguiente paso en el mundo de las Finanzas. Porque aún cuando estés yendo por la ruta formal de un proceso de entrevistas organizado por la empresa o tu universidad, el networking te brindará un valor añadido al conectarte con gente de la industria, al permitirte practicar el modo en que cuentas tu historia y tus intereses, al practicar tus habilidades interpersonales y al transformarte en un “insider” (uno más) de la industria, antes durante y luego del proceso formal de entrevistas.

He pasado la mayoría de mi vida profesional en Finanzas hacienda networking para ser un mejor profesional, calibrar mi siguiente paso o, a medida que me fui hacienda más senior, para tartar de generar nuevos negocios, ingresos y beneficios.

Sin importar el momento de tu carrera, la receta es siempre igual para nosotros en Breaking into Finance, y te la resumimos debajo en este decálogo.

  1. LA LISTA: el elemento inicial y central de tus esfuerzos para hacer crecer tu red de contactos es la lista de compañías objetivo y personas de contacto que tienes o puedes tener en esas compañías. Si estás empezando desde 0, empieza soñando a lo grande poniendo solo los nombres de compañías casi soñadas, las más top, y luego sigue con compañías más pequeñas, o en sectores relacionados, con los caza-talentos (headhunters), etc. La clave del uso de la lista es siempre volver sobre ella, tomar notas de tus reuniones o llamadas y poner muy claros los siguientes pasos, poner recordatorios para la siguiente vez que hay que contactar, etc. Puede no ser obvio pero una relación que empieza hoy con un café con un extraño, evoluciona a lo largo de distintas reuniones y correos, y puede resultas en que consigas el empleo ideal en muchos años. ¡Yo puedo dar fe que conseguí un trabajo luego de 6 años! Escribirme un correo electrónico si queréis los detalles).
  2. Pasa tiempo trabajando tu lista y se creativo: si quieres hacer un networking exitoso, tienes que tomarlo como un trabajo a tiempo parcial o tiempo complete. También hay que ser creativo más allá de LinkedIn o Google, para generar “leads” y hacer que tu lista se expanda más rápido. Por ejemplo: “¿Quién era tu compañero de colegio que entró en investment banking? ¿Acaso tu cuñada no conoce a alguien que trabaja en tal fondo?” Mi experiencia personal es que cuanto más tiempo pases haciendo crecer tu lista, más fácil te resultará atar cabos y ser creativos y empezar a “ver la Matrix”.
  3. Sólo puedes mejorar aquello que mides: usa cualquier herramienta analógica (una libreta) o digital que prefieras, pero crea un seguimiento interactivo para tu actividad, tomando notas después de las reuniones, poniendo fecha para el siguiente contacto y teniendo una idea del tiempo que estás dedicando a la tarea.
  4. Di adiós a la timidez: de pequeño yo era muy tímido, y aún a día de hoy no soy muy fanático de levantar el teléfono y llamar a mucha gente. Sin embargo, me forcé a hacer más y más esas llamadas que al principio odiaba, siempre siguiendo los mismos pasos: poner delante de mí el guión con los temas y preguntas que quería tratar, ponerme en un modo positivo sonriendo o escuchando una canción que me gustara y luego haciendo el llamado. Se volverá muy natural, lo prometo. Y lo mismo aplica a tener reuniones cara a cara.
  5. Reuniones en persona, cuando sea posible: haz crecer tu red de contactos, un café por vez. Siempre es mejor hacer la reunión en persona, ya que interactuarás a pleno, verás el lenguaje corporal de la otra persona y pondrás cara al nombre. En tiempos de COVID19 puede ser más difícil, pero debes intentarlo igual. Si no es posible, intenta por video-conferencia, para por lo menos verle la cara a la otra persona.
  6. Busca un mentor: con el propósito de recibir consejos, hacer mayores esfuerzos y para darte disciplina extra, ya que antes de ir a verte con tu mentor querrás tener bastante progreso para contarle. Una nota importante: la relación de mentorship es bidireccional, por lo que si quieres que alguien sea tu mentor, asegúrate que esa persona está dispuesta a hacerlo. No necesariamente tiene que ser alguien mucho más senior, pero sí es deseable ya que cuando hay varias generaciones entre medio estas relaciones son muy productivas.
  7. No estás siendo arrogante. Sólote estás vendiendo. En mi experiencia, los Latinos o Sur-Europeos solemos ser muy comunicativos socialmente, pero al momento de vender nuestras fortalezas, nos volvemos tímidos o esperamos que “nuestros potenciales empleadores descubran con el tiempo” lo buenos que somos en tal o cual cosa. Esta estrategia resulta inadecuada para un período corto en el que se busca empleo intensamente, y una estrategia que te pondrá en desventaja innecesaria. Practica el contar tus mayores logros así como el rebatir los “ataques” a tus debilidades más evidentes, y de pronto serás un candidato mucho más valioso aún cuando, en esencia, tu experiencia, educación o habilidades no hayan cambiado.

Y tres “peligros” a los que hay que estar atento

  • El enemigo interior: muchas veces, tú eres tu peor enemigo, saboteando tus esfuerzos, perdiendo el tiempo o imponiéndote límites imaginarios, pensando en que no lograrás algo o que no te contratará tal compañía.
  • La agenda social: ya sea que estés hacienda un MBA, un master o tu Carrera de grado, o que estés trabajando y pienses que una cerveza en una terraza es mucho más divertido que ir a pensar a quien contactar para tu networking la semana que viene, te encontrarás muchas veces en que hay que tomar decisiones de decir que no a la agenda social para incrementar tus chances de dar el salto.
  • Un esfuerzo marginal (en términos de tiempo) rara vez produce grandes cambios. Buscar un trabajo o tu siguiente paso profesional tiene que tomarse seriamente. Por lo que, como mencionamos en el punto anterior, tienes que hacer el esfuerzo consciente por dedicar tiempo de verdad, cada día, a este esfuerzo. Con dedicarle 10 minutos cuando estás aburrido un sábado, no vas a lograr demasiado.

¡Ánimo y a moverse que es la manera de no venirse abajo en estos tiempos duros! Usualmente comparo el networking con la guerra de guerrilla; es constante, está expandida y difuminada y rara vez se ve un progreso lineal y predecible. Y especialmente en estos momentos de mucha incertidumbre, puede desanimar a muchos. Pero paradójicamente, es en estos momentos cuando utilizar tiempo y energía extra en networking, va a darte los resultados que te permitirán ser ese destacado profesional que logró un cambio relevante o conseguir un trabajo mucho mejor en el medio de la mayor crisis que ha ocurrido en muchos años.

En Breaking into Finance estamos listos para ayudarte. No dudes en ponerte en contacto si tienes comentarios o preguntas sobre este artículo, o si quieres saber más sobre nuestros servicios: el programa Individual y el Institucional.

Hasta la próxima.